Puntos de empleo > empleo 40 pasos> recomendaciones para motivarte hacia el empleo

Recomendaciones para motivarte hacia el empleo

  1. Tu motivación para trabajar dependerá del momento profesional y personal en que te encuentres.
    • ¿Estás estudiando y por el momento no quieres trabajar aunque puedas? ¿Por el momento no quieres realizar esfuerzos para conseguir o mantener un empleo?
    • Si actualmente no tienes motivos para trabajar (si estás "desmotivado"), será poco probable que quieras trabajar y será menos probable que busques empleo. Lo importante no es trabajar o no trabajar, buscar o no buscar empleo...Lo importante es que tú decidas tu estilo de vida y que te hagas responsable de las decisiones que tomes, sea cuales sean.
  2. Si necesitas dinero o tienes gastos estarás más motivado para trabajar y para buscar empleo.
    • Algunas personas dicen que "claro que quieren un empleo" y que "lo buscan", pero realmente casi no hacen esfuerzos puesto que por el momento no necesitan dinero y sólo aceptarían empleos bien pagados o que resulten "cómodos". Las personas que necesitan dinero para mantenerse a ellas mismas o a sus familias tienen que trabajar obligatoriamente y buscan trabajo de manera urgente cuando no lo tienen.
    • Muchos jóvenes se han ido a vivir solos y "se han buscado la vida". Cuando uno necesita dinero para vivir, si no tiene empleo lo busca con mucha más intensidad y esfuerzo. ¿Cuál es tu caso?
  3. La familia y los conocidos son importantes para motivarte (o para desmotivarte).
    • Muchas personas jóvenes, y no tan jóvenes, no tienen necesidades económicas importantes porque la familia les proporciona alojamiento y comida y les ayuda a pagar sus gastos. Esto puede hacer que se esfuercen menos en buscar empleo.
    • Muchas familias piensan que sus hijos están muy preparados y son muy profesionales y si no encuentran empleo es porque no hay y es culpa de la sociedad.
    • Otras familias se toman la búsqueda de empleo de sus hijos muy en serio, les motivan a levantarse temprano y les ayudan a planificar el día, no les dan todas las cosas "hechas" y les implican en las tareas del hogar si tienen tiempo, les animan todos los días a buscar empleo y a hacerse profesionales, le apoyan en la búsqueda de contactos y conocidos que puedan informarles, les dan dinero para las cosas importantes relacionadas con el trabajo y el futuro, y están atentos a los problemas que tienen y a su resolución. ¿Cuál es tu caso?
  4. Adapta tu ritmo de vida y de gastos
    • Algunas personas adaptan su ritmo de vida al estilo de vida que quieren llevar. Si están desempleados o tienen un trabajo que les da pocos ingresos intentan tener menos gastos y ahorrar para invertir en formación y en mejorar su empleo.
    • Si no tienes muchos recursos y te empeñas en tener gastos innecesarios es posible que te sientas mal al tener que verte obligado a pedir dinero prestado, o al no tener el dinero suficiente para los temas importantes de verdad.
  5. Los amigos también pueden animarte y apoyarte.
    • Tenemos que informar a las personas de nuestro entorno acerca de nuestra "actividad laboral" diaria y de nuestro objetivo profesional. Debemos implicarlos en nuestra actividad de búsqueda, la cual también tiene cosas interesantes que describir, como cualquier trabajo. Es necesario que asuman que las personas que buscan un empleo trabajan tanto como las que están empleadas.
    • También tienen que tener en cuenta tu situación e intentar buscar actividades de ocio que no sean caras para no desanimarte y hacerte sentir mal.
    • También tienen que tener en cuenta tu situación e intentar buscar actividades de ocio que no sean caras para no desanimarte y hacerte sentir mal.
    • Tus amigos también tienen que tener claro que tu no estás desocupado y que, por tanto, sólo puedes verlos o quedar con ellos en tus momentos de ocio. Si creen que estás desocupado y te tratan como tal también tú empezarás a creerlo. Debes separar tu tiempo de ocio y de estar con tus amigos y tu familia, del tiempo de trabajo o de búsqueda de trabajo y formación. Informa a los demás de que tú también tienes un horario que cumplir diariamente. De esta forma te considerarán tan profesional como el que más.
    • Puedes y debes contar con ellos para que te ayuden y apoyen a buscar empleo o a mejorar el que ahora tienes: buscando contactos e información, prestándote dinero para mejorar tu profesionalidad, etc. ¡Para algo son tus amigos!
  6. Si el trabajo no te gusta, ¡no tendrás muchas ganas de trabajar ni de buscar trabajo!
    • Si te gusta realmente tu profesión, querrás trabajar y querrás buscar trabajo y pensarás cómo mejorar y seguir aprendiendo. Te sentirás motivado y estarás más contento con tu vida personal y profesional.
    • Si no te gusta tu profesión, seguramente sólo querrás trabajar porque necesitas dinero y siempre estarás esperando a que llegue el fin de semana. ¡¿Le dedicarás 8 horas diarias a un trabajo, casi la mitad de tu vida, porque no tienes más remedio?!.
    • ¿Cuál es tu caso? ¿Has elegido ya tu estilo de vida y de trabajo? No te resignes. Si no te gusta lo que haces, busca y elige otras profesiones.
  7. Elige y persigue tus propios objetivos profesionales en cada momento y estarás más motivado.
    • Te gustará más tu trabajo y querrás buscar trabajo si te marcas tus propios objetivos profesionales. Una persona sin objetivos es una persona desanimada.
    • Conócete, busca y descubre continuamente lo que te interesa, termina o amplia los estudios que más te gusten, plantéate retos en tu trabajo, ponle objetivos a tu búsqueda de empleo, especialízate continuamente, aprende idiomas, viaja, aprende informática, hazte autodidacta, aprende por ti mismo, piensa en la posibilidad de montar tu propia empresa. ¿Cuál es tu caso?
  8. Si tienes pensamientos poco realistas o negativos, esto no te ayuda a cumplir tus objetivos y te desanima.
    • Es posible que pienses que no vas a encontrar empleo porque no tienes suerte; tal vez te levantas de mal humor y crees que el día no va a ser bueno, quizás crees que eres un gran profesional y que la sociedad no te lo reconoce; algunas veces piensas que muchos empleos los consiguen personas que no se lo merecen tanto como tú; es posible que te levantes tarde porque, según tú, levantarse temprano no te va a servir de nada; o tal vez piensas que no estás preparado y te valoras poco.
    • ¡No le prestes tanta atención a tus pensamientos y a tus emociones! Es mucho más importante lo que haces que lo que piensas o sientes. Simplemente haz las actividades adecuadas y también empezarás a pensar y sentirte mejor. Márcate y sigue tus objetivos, especialízate, planifica unos hábitos diarios, busca empleo diariamente, intenta hacer las cosas mejor día a día.
    • Y, sobre todo, no dejes de hacer las actividades diarias porque tengas menos ganas o tengas "mal rollo".
  9. No saldrá a la primera, ni a la segunda.
    • Tu búsqueda de empleo puede ser buena y puedes dedicarle esfuerzo pero para tener resultados tendrás que intentarlo muchas veces. Para que te convoquen a una entrevista de selección quizás tengas que enviar 100 currículos. Para que un amigo te preste ayuda o te dé alguna información de interés tal vez hayas tenido antes que hablar con 30 personas cercanas. Para que puedas montar tu propia empresa tal vez tengas que realizar muchos esfuerzos previos. No saldrá a la primera y no debe pillarte por sorpresa. Tu búsqueda se parecerá mucho a esta línea:
      NO NO NO NO SI NO NO NO NO NO NO NO SÍ NO NO NO NO NO NO SI SI NO SI
    • Los NO son las veces que intentas algo y no te sale bien. Los SI son las veces que consigues lo que te habías propuesto. No importa el número de veces que no cumplas tus objetivos, porque una vez que te sale bien puede suponer un gran éxito. Tú sabes el perfil profesional que tienes y cómo está tu profesión en el mercado de trabajo. Y tú sabes que antes de los éxitos vas a tener que realizar muchos intentos. Pero esto es lo normal en la vida.
  10. Si tienes unos hábitos diarios es muy difícil que te desanimes.
    • Realiza las mismas actividades diariamente y a las mismas horas, por ejemplo, levantarte y hacer el desayuno, colaborar en las tareas del hogar, realizar actividades de búsqueda de empleo, formación; dedicar un tiempo a tus actividades de ocio, etc.
    • Haz una planificación semanal. Es importante que tengas tu propia agenda en la que anotes tus planes y tus citas.
    • Recuerda que siempre tienes que poner las actividades que más te gustan detrás de las que te cuestan más esfuerzo. Los días que realmente te has esforzado y has hecho todas las actividades planificadas "regálate" una actividad que te guste porque te lo mereces.
    • Tómate la búsqueda o la mejora de empleo como un trabajo más y dedícale un tiempo diario.
    • No debes depender de los demás, tienes que tener tu propio ritmo y encontrar tus propias actividades.
    • Busca actividades de ocio también para realizarlas solo, tales como leer, escuchar música, navegar por internet, etc.
  11. Motivarse es ocuparse
    • Debes ocupar y utilizar todo el tiempo de que dispones. Implícate en actividades formativas y autoformativas (relacionadas con tus objetivos profesionales); colabora en asociaciones o entidades no lucrativas durante un tiempo al día o a la semana; mantén vivas tus relaciones personales; búscate trabajillos temporales aunque sean sin contrato, tales como clases particulares, de cartero comercial, de encuestador, etc.; puedes (y debes) aplicar técnicas de búsqueda; implicarte en la posible creación de una empresa; crear nuevas aficiones, etc.
  12. Si sabes buscar empleo tendrás más ganas de buscar
    • Si ya has aprendido a realizar cartas de presentación, a adaptar tu curriculum a cada oferta de empleo, a navegar por internet y a usar bien el correo electrónico, a responder a las preguntas en las entrevistas de selección, a pedir con amabilidad y con habilidad a los amigos y conocidos apoyo en la búsqueda de empleo, a buscar información sobre las empresas que te interesan, a presentarte en una empresa en persona, a relacionarte con los compañeros de estudios o de cursos y con los profesores...Si has aprendido o estás aprendiendo todo esto es que sabes cada vez mejor cómo buscar empleo. Si sabes buscar empleo te sentirás como un profesional e incluso le darás consejos a tus amigos...y estarás muy motivado para el empleo y el trabajo.
    • Si no sabes buscar empleo todo te costará mucho trabajo, no sabrás si no encuentras empleo porque no sabes buscarlo o por otras razones y te sentirás confuso y desanimado.
  13. Planifica tus objetivos de manera gradual y de forma realista.
    • Si, por ejemplo, nunca has buscado empleo o no has hecho muchos esfuerzos, no empieces a buscarlo de manera intensiva. Es probable que te canses pronto y luego te cueste volver a empezar con las mismas ganas.
    • Tampoco te plantees objetivos muy difíciles o que sean poco realistas para tu situación. No debes ponerte un tiempo máximo para encontrar empleo ni debes pretender, por ejemplo, conseguir un número de entrevistas determinadas al mes.
    • Cumple objetivos sencillos y concretos todos o casi todos los días. Puedes plantear también cada semana objetivos especiales un poquito más difíciles, como por ejemplo, presentarte en una empresa concreta de la cual te has informado bien, mantener contactos concretos con amigos o conocidos, etc.

Y recuerda que siempre puedes contar con los orientadores y los informadores más cercanos a ti: en tu ayuntamiento, en tu comunidad autónoma, en los centros de empleo o de información, etc.

Capitulo 4

Índice

Capitulo 6