Puntos de empleo > empleo 40 pasos> creencias erroneas en la busqueda de empleo

Creencias erroneas en la busqueda de empleo

Cuando tenemos problemas solemos pensar o decir cosas negativas o equivocadas que nos pueden perjudicar aún más. Muchas de las cosas que creemos o de los pensamientos que tenemos relacionados con el desempleo y con el empleo son erróneos o influyen negativamente en nuestra búsqueda de empleo y en la solución de nuestros problemas. Quizás tu tienes creencias erróneas que te impiden avanzar y ser más positivo. ¡Encuéntralas!

Tu creencia de "estar desempleado": "No trabajo o no tengo empleo y por eso soy estoy desempleado"

No tener un empleo no significa necesariamente estar desempleado. Para estar desempleado hay que querer trabajar, hay que buscar empleo y hay que prepararse para ello. Si no tienes empleo, pero no haces nada o casi nada para mejorar tu situación, no estás desempleado: simplemente eres una persona inactiva.

Tu creencia "del saber": "Yo sé la razón o las razones por las que estoy desempleado".

Conocer esto es muy complicado porque siempre suele existir más de una razón: no se realiza el suficiente esfuerzo, no están claros los objetivos profesionales, no se hace bien la búsqueda, etc. Algunas personas prefieren "echar la culpa" al mercado de trabajo, al gobierno, a la mala suerte, a la falta de contactos, etc. lo cual quizás hace sentir más tranquilo...pero no ayuda a buscar soluciones.

Tu creencia "de la suerte": "Si no encuentro empleo o si no lo mantengo es porque no tengo suerte. Sin suerte, no importa cuanto tiempo busque o cuanto me esfuerce"

Suerte se puede llamar a aquello que sucede cuando se reunen objetivos claros, preparación y oportunidad. Suelen tener "suerte" aquellas personas que más la persiguen a través de su esfuerzo personal.

Tu creencia "del castigo divino": "Trabajar no le gusta a nadie, solo se trabaja para ganar dinero"

Esto sólo es cierto en el caso de aquellas personas que no tienen interés por ninguna profesión ni por ningún tipo de actividad profesional. El dinero es importante pero si además te gusta tu trabajo, te sentirás mucho más satisfecho y realizado. Recuerda que trabajamos una tercera parte del día...¡toda nuestra vida! Si te gusta tu trabajo, serás más feliz y lo buscarás con muchas más ganas cuando estés desempleado. Si tu profesión o lo que haces no te gusta, busca otros objetivos y aprende otras cosas.

Tu creencia "del riesgo": "Me arriesgaría si fuese seguro". "Si yo supiese que iba a encontrar un buen empleo en otra ciudad me iba ahora mismo". "Si hacer ese curso me diera posibilidades seguras de empleo pagaba lo que fuera por hacerlo". "Si me voy de casa de mis padres es para no volver".

Algunas personas dicen que dejan de hacer cosas o de esforzarse por conseguir algo porque es arriesgado, o porque intentar alcanzar objetivos y no conseguirlos es un fracaso y "hay que asegurarse". Cuando somos jóvenes (y no tan jóvenes) solemos decir "sólo me iré de casa de mis padres cuando esté seguro de que no voy a verme obligado a volver, porque sería una verguenza". ¿Es más vergonzoso no intentarlo y vivir cómodamente gracias a nuestra familia, que intentarlo, y demostrar a todos que somos capaces de esforzarnos por salir adelante? Por supuesto que salir adelante y cumplir nuestros objetivos es una tarea difícil, pero muchas veces, ponemos como excusa el riesgo o la dignidad para evitar tener que esforzarnos. O, como dijo alguien "sólo quienes se arriesgan a llegar demasiado lejos pueden saber cuán lejos es posible llegar"

Tu creencia "fatalista": "Lo que me pasa a mi no le pasa a nadie"

La mejor forma de no pensar así es conocer a otras personas que también tienen problemas parecidos y que se han visto en situaciones o problemas iguales o peores que los de uno mismo. Por esto es interesante participar en actividades de orientación en grupo, con otras personas que también buscan empleo o que quieren mejorar en su vida profesional.

Tu creencia "envidiosa": "Si los demás encuentran empleo o encuentran empleos mejores no es porque se lo merezcan sino por otros motivos"

Cuando vemos que otras personas alcanzan sus objetivos y nosotros tenemos dificultades para hacer lo mismo es posible que nos sintamos desanimados y que pensemos que ellas no se lo merecen y nosotros sí. Pero quizás lo más positivo que podemos hacer es felicitarlas por su éxito e intentar aprender con la forma en que lo consiguieron.

Tu creencia "antiespecialización": "Si elijo objetivos profesionales y me especializo perderé oportunidades. Si busco empleo en cualquier cosa tendré más posibilidades de encontrar algo"

"No es bueno centrarse en conseguir unos objetivos profesionales concretos o empleos específicos, sino que hay que estar abierto a todas las cosas que puedan ir saliendo"

Esta es una forma de pensar muy frecuente pero las personas con profesiones u objetivos profesionales especializados tienen más posiblidades de obtener y mantener empleos y de sentirse más satisfechos con su vida laboral. Especializarse no significa cerrarse caminos sino ser experto y que el mercado de trabajo valore tus habilidades y conocimientos. Una persona puede especializarse sin dejar de ser polivalente manejando también otras habilidades como informática, idiomas, ser un buen comunidador, saber trabajar en equipo, etc.

Tu creencia "de la cursitis": "Hacer cursos siempre ayuda"

Esto no es cierto salvo que los cursos que se realicen te ayuden a alcanzar los objetivos que te hayas marcado y amplíen tu especialización. Muchas personas eligen hacer cursos que muchas veces no tienen mucha utilidad para su vida profesional porque ser alumno de un curso es más fácil que estar buscando empleo. Intenta buscar y hacer sólo aquellos cursos que son más interesantes para tus objetivos. Y ten en cuenta que en general es más útil hacer un reciclaje o una formación integral (un curso de cientos de horas muy espeicalizado, un master, un grado de la FP, etc.) que muchos cursitos de decenas de horas.

Tu creencia "autosuficiente": "Yo ya conozco todas las técnicas de búsqueda, sé las que son mejores para mi caso y cómo aplicarlas. Yo busco empleo suficientemente y si no encuentro empleo es porque no habrá"; "Todo el mundo debe buscar empleo de la misma forma"

La búsqueda de empleo es mucho más que hacer un curriculum y enviarlo por correo. Para aplicar bien (es decir, para que se obtengan resultados) las técnicas de búsqueda, antes debemos definir bien qué estamos buscando, cuáles son nuestros objetivos. Luego elegiremos las mejores técnicas y deberemos afinar lo más posible. Recuerda además que conocer las técnicas no implica que se apliquen bien.

Tu creencia "de la inmediatez": "Me he presentado en persona a algunas empresas y les hablé hace unos días a algunos conocidos de mi búsqueda de empleo y espero tener resultados pronto. Creo que si busco empleo durante las próximas dos semanas aplicando las técnicas de la forma en que me recomendó aquel orientador conseguiré resultados"

Pensar que se van a obtener resultados muy pronto puede frustrarnos mucho. Lo que tenemos que pensar es que si hacemos las cosas bien, tenemos claro lo que buscamos y nos esforzamos de manera suficiente, los resultados tienen que llegar.

Tu creencia "de la cantidad": "Enviar por correo la misma copia de mi curriculum a muchas empresas es la mejor técnica de búsqueda de empleo"

Esto no siempre es así. Como ya sabes, hay que adaptar el curriculum y las técnicas de búsqueda a cada empresa en la que quieras presentarte como candidato a un empleo. Enviar decenas o cientos de currículos en un día puede ser fácil. Lo más difícil y lo que tiene más utilidad es personalizar cada carta. Las empresas saben distinguir a los candidatos que se esfuerzan.

Tu creencia "del activismo": "Siempre es bueno estar haciendo cosas sean cuales sean"

Bueno, esto no es del todo cierto. Es adecuado estar ocupado siempre, pero es importante que cada uno de nosotros elijamos en cada momento las cosas que queremos hacer y conozcamos por qué las hacemos. No se trata, por ejemplo, de buscar empleo durante 8 horas diarias. Tal vez con 3 o 4 pero bien organizadas ya es suficiente. El resto puedes dedicarlo a otras actividades. Hacer por hacer, ocuparse por ocuparse, no es el objetivo. No importa la cantidad, ya sabes...

Tu creencia "de la edad": "Ya soy muy mayor para empezar a estudiar de nuevo. Todavía soy muy joven para pensar en el futuro profesional"

Casi todos nosotros ponemos "excusas" relacionadas con la edad para de esta forma evitar responsabilidades o esfuerzos. Pero la edad no es algo que debamos tener en cuenta para casi nada. Siempre es el momento para "empezar de nuevo" personal y profesionalmente, para reciclarse, para perfeccionarse, para pensar en el futuro, etc. ¿No crees?

Tu creencia "de la inercia": "Reciclarme o aprender una nueva profesión va a ser mucho más difícil y/o costoso, en tiempo y/o dinero, que seguir con mi profesión o mi vida profesional actual, aunque no me haya ido bien en los últimos años. No me gusta mucho mi trabajo actual pero más vale lo malo conocido que lo peor por conocer."

A veces cambiar de vida o cambiar de rumbo, por muy pequeño que sea este cambio, nos cuesta mucho al principio. Pero las ventajas pueden ser muy grandes. Además, siempre podemos volver a atrás...aunque seguro que no lo haremos.

Tu creencia "de la insistencia": "No he tenido éxito buscando empleo de la forma en que lo he hecho, o buscando en mi ciudad, etc., y no tengo muy claro por qué, pero creo que tarde o temprano tendrá que llegar"

Como en la creencia de la inercia, a veces preferimos seguir haciendo las cosas aunque no nos vayan bien. Pero no basta con intentarlo y esforzarse. También hay que ver si la estrategia que seguimos es buena o que tenemos que pensarla de nuevo.

Tu creencia "del dios curriculum": "En la búsqueda de empleo lo más importante es el curriculum"

El curriculum, tal como lo entendemos, es sólo un papel donde de una forma u otra, registras tu vida profesional. Por lo tanto, lo importante no es el papelito, sino tu propia vida. Tus objetivos profesionales, la forma en que intentas conseguirlos, la planificación de tu búsqueda, las decisiones que tomas.

Tu creencia "del enchufe": "Todos los empleos que se encuentran por relaciones personales, o por la ayuda de conocidos, son enchufes."

Un gran número de empleos se consiguen por medio de las relaciones personales, a través de contactos. Esta es la mejor técnica de búsqueda de empleo y por tanto también hay que aplicarla y aprender a usarla. Algunas personas consiguen empleos, a pesar de que no tienen el perfil apropiado para esos empleos, gracias a la influencia de sus familiares o conocidos: estos si son enchufes. Quizás tú no tengas por el momento familiares o conocidos que te enchufen a puestos sin que te lo merezcas o para los que no tengas el perfil adecuado. Pero puedes seguir utilizando y ampliando tus contactos para conseguir empleos que sí te mereces¡

La creencia "de la orientación inútil": "La orientación profesional son sólo charlas y cursos de técnicas de búsqueda."

La orientación es mucho más que esto. Los orientadores también te asesoran de manera personalizada e individual a decidir sobre tu vida profesional, a tomar una perspectiva más amplia, a buscar soluciones a tus problemas e inquietudes, te proporcionan información y te enseñan técnicas y habilidades concretas y muy útiles.

Capitulo 1

Índice

Capitulo 3